© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com

Done ahora y ayude a mantener viva Kiliedro

Alt+Tab: I'm doing nothing too

One Small Video: Delete, delete... es el primero de los cinco vídeos web de MTAA (M. River & T. Whid Art Association) de su serie titulada Cinco pequeños vídeos sobre interrupción y desaparecer. Debo decir que llegué a dicha serie partiendo de una exposición colectiva donde se incluía como una pieza más bajo el subtítulo de “políticas de la afectividad, estéticas del biopoder”. Estos discursos rimbombantes que están tan de moda en relación con el arte conceptual se trasladan también al arte en la red. La verdad es que esta pieza está metida un poco a la fuerza en la exposición, porque más que de afectividad yo diría que habla sobre identidad, identidad política biopoderosa, já.

 

Bueno, cada vídeo da para un discurso extenso, pero creo que lo más importante para nuestra columna no es pensar en lo que pueda sugerir filosóficamente cada pieza, sino en insertarla dentro del campo del arte como obra, obra de net-art. Entonces, siendo vídeo dentro de la red, ¿no es vídeo-arte? La obra utiliza elementos formales que encontramos solamente en Internet, las barras deslizantes en Sliding Compression son un claro ejemplo, así como el simple clic en el botón delete del vídeo que mencionamos al principio. Se trata de piezas que están colgadas en Internet para que el espectador experimente con ellas, para que juegue con ellas, y concretamente, para que juegue con la identidad de los artistas, que protagonizan los vídeos. Su papel consiste en ser imágenes de su identidad, o de LA identidad. El diálogo de la pieza Blank Conversation me llama especialmente la atención, de allí el título del artículo: I´m doing nothing too, con el que intento que se exprese la inutilidad del diálogo (¿y del arte?). ¿Cuántas veces nos escuchamos más a nosotros mismos que a nuestro interlocutor? ¿Y cuántas veces ni lo que uno ni lo que otro dice es importante? El diálogo en Internet es siempre vacío, a un lado del chat Black_stallion dice “¿Qué haces?” y Annie69 contesta “Nada ¿y tú?”, y Black_stallion “Yo no hago nada tampoco”…y así en chats, foros, blogs, e-mails y todos estos nuevos medios de comunicación que se prestan a que circule libremente TANTA información vacía, carente de contexto y de propósito alguno. El sólo propósito de la información y de la conversación en Internet es su expresión, el ser información y el ser conversación per se; cuando no se trata más que de indirectas e imitaciones. Que hoy por hoy lo virtual sea o, parezca, más real que lo real es también algo que puede meditarse.

 

Bueno, volvamos a las piezas.
 

Los otros tres vídeos (“On Then Off”, “Lights on, lights off” y “Delete, delete”) son bastante parecidos entre sí. Todos meten al usuario en la pieza. En On then Off el protagonista no es el artista, tampoco el espectador, espectador y artista juegan el mismo papel en una luchita ridícula donde la obra-artista figura a gusto del espectador y deja de figurar a gusto de sí misma. Entonces, la pieza es en sí, la capacidad de representar un tan retorcido juego, un juego de identidad y cuestionamiento del ser que nos plantea el anonimato individual de la red. En la red somos un personaje anónimo que es imagen de nosotros mismos fragmentada, troceada, sin voluntad. “On then off” nos hace creer que tenemos voluntad de elección por un momento y luego nos dice “Nop, la red es unilateral”.

 

Lights on, lights off refuerza esa ilusión de voluntad, este vídeo sí que nos deja operar con el artista, operar con la pieza, pero siempre dentro de unos cánones muy definidos, la imagen es siempre la misma, podemos eso sí, pulsar a o pulsar b, o mejor, pulsar 0 o pulsar 1.

 

En Delete, delete nos encontramos también con un juego-artista-espectador. Aquí, ambos manipulan la nulidad de sentido otra vez, rellenan el vacío de la comunicación, se deletean uno al otro, borran su identidad y terminan siendo un simple clic clic del ratón. 

 

 

Please reload

Pedro Sorela
Gustavo Bueno
Fernando Savater
José Luis González Quirós
José Luis Pardo